Skip to main content

Origen de la “palma blanca de Domingo de Ramos”

 

Desde que Cristo entró a Jerusalén recibido por el pueblo con ramas de olivo y ramas de palma hasta nuestros días, seguimos festejando con “palmas y palmones” el “Domingo de Ramos”, la entrada triunfal.

La “palma blanca de Elche” es conocida por su tradición y la singularidad de el “Palmeral de Elche”, un oasis de palmeras datileras, que una vez atadas para no exponerlas a la luz, sale de su interior la “palma blanca”.

Es a partir de este momento en que los antiguos artesanos intervienen la hoja de “palma blanca de Semana Santa” para enriquecer la bendición y ofrecer el fruto del trabajo hecho artesanalmente.

La “palma rizada”, los trenzados, las flores, las decoraciones colgantes, son motivos que pasán a vincularse con el imaginario religioso en el día de la “procesión del Domingo de Ramos”.

Los “artesanos de la palma blanca” se extendieron por el territorio llegando también a Cataluña, donde la “palma de Domingo de Ramos” adquiere sus variaciones en el diseño y su propia identidad sobretodo en la época “Modernista”, un momento áljido de la “artesanía” en Cataluña y en otros paises (“Art Nouveau” en Francia, “Arts and Craft” en Reino Unido).

Se ve claramente la intención de Antonio Gaudí de reproducir el oasis de palmeras en el interior de la “Basílica de la Sagrada Familia” en Barcelona. El referente a las “palmas y palmones” tiene una influencia directa en el arquitecto ya que en la plaza de la “Sagrada Família” se celebraba, y se continua celebrando, una de las ferias más importantes de “palma blanca de Domingo de Ramos”, así pues el contacto y proximidad con la tradición.

“Antonio Gaudí” trabajaba en colaboración con “maestros artesanos” que elaboraban las decoraciones en distintos materiales, a mano. Este acercamiento a la “artesanía”, la imagen religiosa y la rama de palma se hacen visibles en  el interior y la fachada del “Templo expiatorio de la Sagrada Família”.

En el “Portal de la Gloria” se encuentra una obra encastada en el suelo haciendo alegoria al recibimiento en la entrada de Jesús a Jerusalem el “Domingo de Ramos” com las ramas de palma y olivo.

En la “Fachada del Nacimiento”, también encontramos grandes y largas ramas de palmera entre las decoraciones realizadas en piedra.

Es en esta época, que el artesano Vicenç Viaplana adquiere la técnica y conocimiento de la elaboración de la “palma blanca”, que se ha tramsmitido de generación en generación, de padres a hijos. Así es que Palmes Viaplana continúa esta antigua tradición de la elaboración de las “palmas de Domingo de Ramos”.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca